Archivos Mensuales: julio 2012

Mireia Pérez, la invitada que me hizo sudar (feat. Pierre Patán)

Pero sudar la gota gorda, oigan. Que lo que yo pensaba que iba a ser una entrevista apacible se convirtió en, dicho pronto y mal, otra cosa.

De hecho todavía no tengo claro si lo que hicimos el pasado sábado es una entrevista como Dios manda o una locura sin pies ni cabeza, lo que está claro es que quedó todo muy gracioso y me da la impresión de que se harán ustedes una idea más que aproximada de cómo es la señorita Pérez: Un encanto MUY LOCO.

Y luego, sí, hablamos de sus tebeos, de su trayectoria vital y de esas cosas serias sobre las que también habla en otras entrevistas, pero vamos, que lo que mola es lo otro. Lo otro y, por supuesto, la presencia del señor Pedro Toro, que estuvo de invitado especialísimo.

En fin, juzguen ustedes mismos haciendo click en el reproductor o visitando Ivoox para la descarga.

Anuncios

Pablo Vázquez, el invitado que disfruta tocando las narices.

Veinticinco programas, amigos. Que se dice pronto, pero es que a lo tonto llevo ya veinticinco horas hablando con gente de todo tipo e intentando aprender algo de provecho en el proceso, si es que soy capaz.

Esta semana lo hice con Pablo Vázquez, un señor que ha llevado fanzines, ha hecho cortos y ha escrito lo suyo, pero al que ustedes seguramente conocerán mejor por su labor en La Paz Mundial y al que, si sus pronósticos se cumplen, tendrán ocasión de desear toda clase de males cuando vean Summertime, la película que ha coescrito para Norberto Ramos del Val y que, según sus propias palabras, puede que cabree a más de uno.

Pero les dejo ya con la entrevista, que está llena de datos jugosos curiosones y momentos de risa y no les quiero cansar. Ya saben, pinchen en el reproductor o vayan aquí para la descarga.

Antonio Trashorras, el invitado que tenía demasiadas cosas que contar.

Tengo que confesarles que estoy muy contento con cómo quedó esta entrevista. Podría fingir modestia y todo eso, pero eh, es que a mí me gusta mi programa. Me parece muy guay e creo que lo escucharía incluso si no lo hiciera yo.

Eso sí, también les digo que se me quedaron muchas preguntas en el tintero y un par de temas sin tocar, pero es que el invitado de esta semana se ha dedicado a tantísimas cosas interesantes y es un señor con las ideas tan claras que era imposible hablar de todo sin que la duración del programa se nos fuera de las manos. Igual si hubiera hablado menos de mí mismo habría cabido todo, pero ya es demasiado tarde como para pensar en eso.

A lo largo de la hora y poco de programa nos dio tiempo a hablar de los comienzos del stand-up en el España, del que Antonio, por mucho que se queje ahora, es más que responsable; de su peli El Callejón; de crítica de cine, del atontizamiento de la tele y de la cantante italiana Mina. Ah y también un poco de Morricone, pero no todo lo que a él le habría gustado.

Y lo mejor es que todo mola, así que pinchen donde siempre o vayan aquí para escuchar el programa enterito. Y luego me cuentan qué tal, que me tienen la sección de comentarios muy desangelada.

Raquel Córcoles, la invitada que mi madre conoce de algo.

Después del parón forzoso de la semana pasada había que volver a lo grande y por eso elegí como invitada a la señorita Córcoles. Bueno, vale, no. En realidad se lo pedí por favor y a ella le venía bien venir, que todavía no tengo un programa al que la gente se dé de hostias por venir.

Todo eso no cambia que sea una invitada de altura que disfruta de un nivel de popularidad más que aceptable, como prueba que a mi madre le suene de algo lo que hace. Y es que, antiguos invitados de Viva la Gente, siento comunicarles que, en la mayor parte de los casos, mi madre jamás había oído hablar de ustedes, qué le vamos a hacer. Pero yo les quiero igual, que conste.

Raquel nos habló de cómo cambió su vida cuando decidió meterse a hacer un tebeo sin saber muy bien cómo se hacía un tebeo, de sus años oscuros pre modernidad y de más cosas que tendrán que descubrir por su cuenta pinchando en el triangulito mágico o dándose una vuelta por este rinconcito de Internet para descargar el programa en sus terminales.